Homeopatía, Iridología y Nutrición

Phosphoricum acidum

Kent: La mente parece cansada. Cuando se le pregunta contesta despacio o no habla, pero solamente mira al que le pregunta. Está muy cansado para hablar o aún para pensar; él dice: “No me hablen, déjenme solo”. Este estado se encuentra en enfermedades crónicas y agudas. En enfermedades crónicas que aparecen por estudios prolongados, muchas preocupaciones en hombres de negocios, en jóvenes débiles que van a la escuela, quienes se relajan al menor esfuerzo. En enfermedades agudas, el paciente, especialmente en tifoidea tiene aversión a hablar o a contestar preguntas. Solamente mira. Finalmente se levanta y dice: “No me hablen, estoy muy cansado”. Otra causa es el exceso sexual en jóvenes, o en aquéllos que poseen vicios secretos. El remedio va de lo mental a lo físico, del cerebro a los músculos; esto es muy notable y contrasta con Muriaticum acidum; en este último, la postración muscular aparece primero, y la mente parece clara hasta mucho después que los músculos se postran. El paciente parece vigoroso físicamente; él mismo dice que se siente bien físicamente, puede trabajar, se puede ejercitar violentamente, pero la mente está cansada, existe apatía mental, no puede sumar una columna de números, no puede leer el diario, ni orientar el pensamiento, no puede conectar circunstancias; olvida los nombres de sus familiares; un hombre de negocios olvida los nombres de sus ayudantes; está confuso. Phosphoricum acidum tiene también una gran debilidad física, cansancio en la espalda y en los músculos, totalmente cansado, una debilidad paralítica, posteriormente existe impotencia sexual, aversión al coito, pérdida del deseo sexual, no hay erecciones, el pene se torna relajado en el medio de una relación y no puede terminar el acto (Nux vomica).  “Dolencias por preocupaciones, tristeza, pena, mortificación, enfermedades domésticas o dificultades en sus amores; particularmente con somnolencia; transpiración nocturna hasta la mañana; emaciación (enflaquecimiento extremo por causa morbosa)”. Transpiración nocturna; transpiración fría en brazos y manos más que en los pies; extremidades frías; circulación débil; corazón débil; se resfría al menor descuido y se establece en el pecho; tos seca, cortante, afecciones catarrales del pecho; tuberculosis. Durante esta debilidad existe vértigo; vértigo mientras está acostado en la cama. Dolores de cabeza congestivos. La mayoría de las molestias se alivian manteniéndose caliente, quieto, estando solo y en paz; existe agravación de las molestias por esfuerzos, mentales o físicos o cuando le hablan. Es sensible al clima frío; es sensible a la habitación cálida. El remedio posee postración, abdomen timpanítico, lengua seca, marrón, sarro en los dientes, gradualmente se aproxima a la inconsciencia; poca sed que aumenta intensamente con deseo de mucha agua durante la transpiración; desea que se lo deje solo; mira a los que le preguntan con ojos vidriosos como entendiendo la pregunta muy lentamente; fiebre continua; hemorragia de cualquier mucosa. Desde el comienzo, predomina el estado mental y, finalmente, aparece debilidad muscular, la cual aumenta hasta que las mandíbulas caen y parece que el paciente se va a morir de agotamiento. Dolores y molestias en todo el cuerpo, aliviados por el movimiento y empeorados con el frío. Los dolores son comúnmente peores por la noche. Dolores intensos en los huesos. El estómago se niega a realizar su trabajo; la comida permanece en el estómago y fermenta, vómitos agrios. En la mayoría de las molestias de Phosphoricum acidum hay una marcada característica en la orina lechosa; la orina se vuelve lechosa como si depósitos de harina, tiza o fosfato se hubieran revuelto en ella. En Phosphoricum acidum existe a menudo un alivio de las molestias pues terminan en diarrea. La materia fecal es sin olor, delgada y acuosa, y uno sonríe como si no fuera nada. La diarrea de Phosphoricum acidum alivia muchos de los síntomas y el paciente se siente mejor. Diarrea crónica; algunos pacientes dicen que no están cómodos si no tienen diarrea. En Phosphoricum acidum la materia fecal es blancuzca gris, como pintura blanca sucia. Abdomen muy hinchado, timpánico, gran dolor en los intestinos como si estuviera en un estado tifoideo, es un remedio útil en cólera. Debilidad sexual, impotencia, masturbación, poluciones nocturnas con gran extenuación. La caída del cabello es una característica muy notable. Phosphoricum acidum produce una leucorrea con trastornos, amarilla mayormente después de las menstruaciones, con prurito. Las indicaciones para Phosphoricum acidum se encuentran raramente en los cambios de tejidos, pero se observarán en las etapas primarias del paciente, las afecciones nerviosas, la orina lechosa y la diarrea, las cuales han existido durante largo tiempo. Las molestias del pecho son agudas; neumonía tifoidea; formas graves de fiebre terminan en trastornos de pecho, no distinto de Phosphorus. Prolongada neumonía con los síntomas mentales, carencia de reacción, infiltración al final de la neumonía. Hemoptisis (expectoración de sangre). Constitución de antigua gota. Phosphoricum acidum posee una relación especial con el periostio; periostitis; dolores en la tibia por la noche. Manos frías y pies calientes. Forúnculos, abscesos, pústulas y otras erupciones húmedas, erupciones que supuran; los tejidos se vuelven débiles. Estado nervioso, marcada indiferencia, débil y temblorosa, desmayos, gran nerviosismo exhaustivo, afecciones histéricas. Hormigueo, comezón y serpenteo en todo el cuerpo, especialmente donde hay pelo y en las raíces del cabello. Dolor de espalda. Se forman grandes manchas de color púrpura sobre la piel, equimosis. Úlceras sobre la piel, granos, verrugas, sabañones, circulación débil en la piel.

Nash: “El paciente se halla en estupor o en un sueño estuporoso, inconsciente de todo lo que ocurre a su alrededor, pero cuando se lo despierta retoma su plena conciencia”, este es el cuadro de Phosphoricum acidum en su grado máximo, tal como se lo encuentra en la fiebre tifoidea, para la cual es uno de nuestros remedios más efectivos. Efectos crónicos de los pesares (he conseguido curar casos de este género, en los que Ignatia había resultado ineficaz); los cabellos se vuelven grises; la mirada expresa desesperación y fatiga. Crece demasiado rápido y se vuelve muy alto; jóvenes que sufren dolores óseos de crecimiento. Gran debilidad física y mental debida a trastornos ováricos o a excesos sexuales. Diarrea blanca, acuosa, sin dolores, con ruidos intestinales y meterorismo, pero que no produce tanta debilidad como podría esperarse. Orina muy abundante, acuosa o lechosa. Modalidades: Peor por las malas noticias, por las emociones deprimentes, por la masturbación o los excesos sexuales, por las corrientes de aire, por el viento, por el aire cargado de nieve; Mejor después de un breve sueño. Dolor de cabeza occipital de los escolares, por esfuerzo ocular o por un trabajo excesivo de los ojos. Pecho: debilidad al hablar o al toser; tos con expectoración purulenta y fétida, acompañada de dolores torácicos. No debemos olvidar la acción de Phosphoricum acidum sobre el intestino; no posee ninguna acción característica especial sobre el estómago, pero sí la tiene en la región abdominal, como indican los siguientes síntomas que han sido ampliamente verificados: “Distensión del abdomen por meteorismo, borborigmos, gorgoteo y ruidos como por contenido intestinal líquido, con deposiciones indoloras”; “Diarrea, aguda o crónica, con heces acuosas, blancas o amarillas, no se acompaña de dolores, ni de marcada debilidad o agotamiento”. Recordemos que la profunda debilidad y depresión de Phosphoricum acidum asientan en el aparato sensorial y en el sistema nervioso y que estarán presentes exista o no diarrea; esto ocurre en forma bien marcada en la tifoidea, como yo lo puedo testificar plenamente con abundantes observaciones.

Boericke: La “debilidad” común a los ácidos es muy marcada en este medicamento, produciendo un agotamiento nervioso; primero debilidad mental, más tarde física. En los casos en que el organismo ha sido expuesto a los estragos de enfermedades agudas, excesos, penas, pérdida de líquidos vitales, se encuentran los estados que lo indican. Pirosis (sensación de ardor que sube del estómago a la faringe con eructos agrios y, a veces, regurgitación), flatulencia, diarrea, diabetes, raquitismo (enfermedad del período de crecimiento; se caracteriza por síntomas óseos, hipotonía muscular, malnutrición y tendencia a las infecciones) e inflamaciones periósticas. Útil para aliviar el dolor del cáncer.

Mente (apático, indiferente), Cabeza (confusión; dolor presión en el vértex; vértigo al anochecer, estando de pie o caminando), Ojos (ojeras; dolor como si los ojos fueran presionados juntándolos, forzadamente y dentro de la cabeza), Nariz (prurito), Estómago (síntomas después de bebidas y comidas ácidas; sed de leche fría), Abdomen (dolor en región umbilical), Heces (blanca), Orina (lechosa; diabetes; micción frecuente por la noche), Respiratorio (sensación de debilidad en el tórax por hablar; presión detrás del esternón, que hace que la respiración sea difícil), Extremidades (gran debilidad; dolores en los huesos como si los rasparan), Piel (caída del pelo), Sueño (somnolencia), Fiebre (sudor profuso), Modalidades (Mejor por mantenerse caliente; Peor por el esfuerzo, por estarle hablando, por pérdida de líquidos vitales, excesos sexuales; todo lo que impida la circulación, causa agravación de los síntomas), Dosis (1CH).

Nueva Apliación:

SIMILLIMUM-REPERTORY

Repertorio de fácil manejo, intuitivo y dinámico

¡Pruébelo Ahora!
Haga click aquí

Libro:

Las Potencias LM

La técnica más perfecta de administrar los medicamentos homeopáticos.

Libro Las Potencias LM Alquiza Salud

¡Consiga su ejemplar!
Haga click aquí