Homeopatía, Iridología y Nutrición

Psorinum

Kent: El Psorinum está estrechamente relacionado con Sulphur. El paciente teme ser lavado; la piel del cuerpo, y especialmente la de la cara, parece sucia, a pesar de que ha sido bien lavada. Piel áspera y despareja, se resquebraja fácilmente, fisuras sangrantes; queda áspera y escamosa. La piel de las manos es áspera, se agrieta fácilmente, queda gruesa y escamosa, parece tener siempre las manos sucias. Muchos de los malestares de las manos empeoran al bañarse y con el calor de la cama. La piel pica al calentarse; pica cuando se usan prendas de lana. Cuando llega la cicatrización siente picazón y tiene que rascarse. Piernas y brazos ásperos y escamosos por haberse rascado. Violento prurito por el calor de la cama, inclusive sin erupción. Se forman escamas por rascarse y entonces llega la erupción, pápulas, ampollas, costras, pústulas, vesículas y erupciones de las que mana una humedad acuosa. Eczema en el cuero cabelludo y en la cara; las costras cubren el cuero cabelludo; el cabello se le cae. El estado Psorinum general empeora con el aire libre; tiene aversión al aire libre. Su secreción es maloliente como carroña o carne podrida; olor nauseabundo del líquido que mana. El mal olor mana en Psorinum en forma tan característica que vale la pena mencionarlo aquí; olores fétidos, aliento fétido, secreciones de la piel que huelen a carroña, deposición tan maloliente que el olor penetra en toda la casa, en diarrea, malestar de verano, cólera infantil, transpiración fétida, leucorrea abominablemente maloliente, los eructos tienen un gusto como si hubiese comido huevos duros y se hubiesen echado a perder, irradiando ese olor a los demás; las deposiciones, flatos y eructos huelen como huevos podridos, desagradables a la vista y al olfato, es el sujeto que necesita esta medicina. Piel grasienta. La erupción va acompañada del enrojecimiento de las mucosas de la nariz, boca, labios y ojos. Ulceración de la córnea; lagrimeo. Secreción amarillo-verdosa desde los ojos y la nariz; secreción nasal terriblemente maloliente; secreción viscosa desde la nariz, maloliente como la de Mercurius, Silicea, Calcarea phosphorica y Hepar sulphur. Coriza con secreción espesa, amarilla; toma frío continuamente; en la coriza, la nariz está seca a ratos y a ratos mana; debe recurrir al pañuelo continuamente, tiene que sonarse la nariz ininterrumpidamente; este estado es tan marcado que hay quienes lo consideran una fiebre del heno continuada, que permanece todo el año y madura en otoño. La fiebre del heno es uno de los males para los cuales es más difícil hallar remedio; pertenece a una constitución floja, a la que hay que reconstruir antes de que cese la fiebre del heno; es una expresión de la psora que se presenta una vez al año y el miasma psórico debe ser cambiado; en unos pocos años puede cambiarse a la mayoría de los pacientes, pero no en una temporada, de manera que ustedes no deben desalentarse. En los estados catarrales, la fiebre del heno se remonta frecuentemente a una fiebre grave, tratada inadecuadamente. El mismo paciente Psorinum es un paciente de debilidad; quiere regresar a su casa después de una corta caminata; se siente peor al aire libre; no puede respirar en él, ni cuando está parado; quiere volver a su casa y acostarse para poder respirar. Asma o disnea cardíaca cuando el paciente quiere retirarse a su casa y acostarse para poder respirar; por lo común este estado se alivia sentándose y quedándose al aire libre; no sucede así con Psorinum: quiere un lugar caluroso, acostarse y que lo dejen solo. El Psorinum es lento en todas sus funciones. Los síntomas mentales presentan algunas características firmes: tristeza, desesperanza, no ve ninguna luz que atraviese las nubes que cree tener sobre la cabeza, todo es oscuro a su alrededor, piensa que sus negocios habrán de fracasar. Idea fija durante el día y sueña con ella por la noche. Abrumadora tristeza, desaliento, no disfruta con su familia, cree que estas cosas no son para él. Sumamente irritable, quiere estar solo. No desea que se lo lave. Lleno de ansiedad, hasta el suicidio. Desespera de recuperarse cuando está enfermo. Aunque es sensible al frío, la piel empeora con el calor. Hormigueo, picazón, cosquilleo como de hormigas que caminaran sobre la superficie, como si tuviese insectos en la piel. Antiguos dolores de cabeza, con hambre; son crónicas y a menudo el hambre dura lo que dura ese dolor; debe levantarse a la noche para comer algo. Cada una, dos o tres semanas, un dolor de cabeza repetido; cada vez que el aire le sopla en la cabeza, elimina el catarro y el dolor de cabeza se presenta. Coriza o dolor de cabeza por haber tomado frío. El dolor de cabeza es violento, con latidos, con golpes como de pequeños martillos, cara y cabeza rojas, congestivas; transpira a veces. Tos seca, molesta, torturante, sin expectoración; si la tos cesa, lo acomete un dolor periódico de cabeza; de modo que los malestares se alternan. Cuero cabelludo frío; usa gorro de pieles en verano; empeora si se destapa la cabeza (Silicea), peor si se le corta el cabello (Belladonna, Glonoinum, Sepia). Dermatosis (nombre genérico de las enfermedades de la piel) reumática, psoriasis en invierno; agrava la dermatosis reumática: el tiempo seco y frío, el frío y húmedo, lavar con agua fría. Otorrea maloliente y crónica; erupciones alrededor y detrás de los oídos; otitis media; otorrea acompañada de diarrea acuosa, maloliente; costras en las orejas y costras húmedas detrás de ellas. Dientes; enfermedad de Riggs (piorrea alveolar: inflamación purulenta del periostio de los alveolos dentarios con necrosis progresiva de éstos y desprendimiento de los dientes); los dientes se mueven, las encías se separan, esponjosas, sangran fácilmente, húmedas, azules, los dientes se la caen. Úlceras en la lengua y la boca; úlceras como las que se hallan en la infancia; aftas; garganta dolorida, úlceras crónicas en la garganta. Agrandamiento de las amígdalas y glándulas parótidas y submaxilares; se ponen duras y blandas al tacto; se hinchan por haber tomado frío. Dolor en las glándulas del cuello. Afecciones abdominales crónicas con perturbaciones en la deposición; tiene que esforzarse para pasar una deposición blanda (Nux moschata, Alumina). Diarrea crónica, terriblemente maloliente. Vómitos siempre ácidos, acidez en el estómago; vómitos de sangre y deposiciones sanguinolentas. Esto no es raro porque Psorinum tiene tendencia a hemorragia, especialmente desde el útero. Toda clase de desórdenes menstruales, especialmente una prolongada menstruación. Deposiciones blandas, evacuadas con dificultad, no se le olvide. Cólera infantil; muchas veces, en los primeros días la deposición es terriblemente maloliente, viscosa, sin digerir; hay vómitos y prolongada debilidad y todo el niño tiene un pésimo olor; niño sucio. El Psorinum provoca la reacción y lo cura, o pone al niño en tales condiciones que un remedio sencillo completa su cura. El mal olor de la deposición es horrible, pero no tan penetrante como Baptisia, que es espesa y parecida a arcilla, mientras que la de Psorinum es acuosa, marrón, borboteante y puede ser sanguinolenta. Diarrea crónica por la mañana temprano, con urgencia. En Psorinum encontramos la urgencia del Sulphur, la flatulencia de Oleander y Aloe socotrina, y la dificultad para expulsar una deposición blanda, como en Alumina, China officinalis y Nux moschata. Tenemos, tanto en el hombre como en la mujer, una real aversión o un estado de falta de goce; el hombre puede cumplir el acto y no tiene dificultades para lograr la erección, de modo que no es impotencia, pero no encuentra goce con ello; la impotencia llega más tarde. “Falta de erección, partes fofas, aletargadas”; “Aversión al coito”. Psorinum cura muchos malestares cardíacos; palpitación por el menor esfuerzo, mejora acostándose; puntadas que mejoran al acostarse; soplo en el corazón en cualquiera de los dos lados. Pero señalemos las modalidades: agravación por el aire libre, agravación cuando se sienta, cuando se sienta ante la mesa de escribir; desea acostarse; desea hacer descansar el pecho y el aparato respiratorio acostándose; disnea asmática que mejora acostándose y peor cuanto más cerca los brazos al cuerpo. Estos síntomas se encuentran en muy pocos remedios y en ninguno tan marcadamente como en Psorinum. Estado febril; fiebres intermitentes, biliosas, fiebre causada por un resfrío; es un vapor; está cubierto de un sudor hirviente en las fiebres. “Sudor abundante, frío, viscoso, por el menor esfuerzo”. Abundantes sudores nocturnos. Marasmo; piel marchita, sucia, no puede dejarla limpia por mucho que se lave; gran enflaquecimiento. Los olores fétidos nos hacen pensar en Psorinum.

Nash: Está muy triste, desesperado, desalentado; “el más sombrío entre los sombríos”. Gran debilidad; transpiración por el más ligero movimiento; quiere abandonar todo y acostarse. Erupciones cutáneas secas o húmedas, o piel escamosa y seca como un pergamino; sucio: es el gran desaseado, enemigo de la limpieza. Intenso prurito de la piel que empeora al calor de la cama. Excreciones y exhalaciones (desprender o despedir gases, vapores u olores) extremadamente fétidas. Muy sensible al aire frío, usa un gorro de piel en verano. Modalidades: Peor al aire frío, al calor de la cama (prurito), al incorporarse o por el movimiento; Mejor si coloca los brazos bajos junto al cuerpo, estando acostado (inclusive la disnea), abrigándose bien, por las manifestaciones psóricas. Gran lasitud y debilidad: por pérdida de líquidos orgánicos, que persiste después de enfermedades agudas; sin ninguna lesión orgánica o cosa aparente. La tos y las erupciones secas y escamosas reaparecen todos los inviernos. Todos los nosodes son tan capaces de curar como lo son de intoxicar. Las experimentaciones de Psorinum indican que la acción y el poder curativo principales de este agente se ejercen sobre la piel. No es llamativo que Psorinum se asemeje tan marcadamente a Sulphur, el viejo remedio para la sarna y también que se sigan o complementen uno al otro en el tratamiento de las afecciones cutáneas. Se ha hallado útil a Psorinum en el tratamiento de las consecuencias de la supresión de erupciones y en tales casos nunca debe ser olvidado cuando fracasan otros antipsóricos. Si lo analizamos detalladamente, hallaremos que este remedio se asemeja a Graphites en numerosos puntos: “heces acuosas, marrón oscuras y de un intolerable olor fétido”; esto se encuentra en casos graves de cólera infantil o de diarrea crónica; aunque estos dos remedios tienen un gran parecido, existe entre ellos una importante diferencia diagnóstica: en Graphites el rezumamiento de las erupciones es glutinoso o viscoso, en tanto que en Psorinum no sucede marcadamente así. Olvidé mencionar un punto en relación con las heces fétidas: “Todas las excreciones, diarrea, leucorrea, derrame menstrual y la transpiración, tienen un olor pútrido; aun el cuerpo despide un olor repugnante, pese a los baños frecuentes”.

Boericke: El campo terapéutico de este medicamento se encuentra en las llamadas manifestaciones psóricas. Psorinum es un medicamento frío; desea mantener la cabeza caliente, desea ropa cálida, aún en verano. Sensibilidad extrema al frío. Debilidad, independientemente de cualquier enfermedad orgánica, especialmente la debilidad que queda después de enfermedades agudas. Falta de reacción. Pacientes escrofulosos. Secreciones con olor sucio. Sudoración profusa. Frecuentemente da inmunidad para los resfriados. Sudoración fácil cuando camina. Secreciones ofensivas.

Mente (melancolía), Ojos (oftalmía (inflamación de los ojos) crónica, que recurre constantemente), Oídos (costras que rezuman alrededor del oído; secreción ofensiva del eczema alrededor del oído; prurito intolerable; pus muy fétido del oído), Cara (erupción húmeda en la cara), Garganta (erradica la tendencia a la amigdalitis), Estómago (siempre con mucha hambre; debe de tener algo que comer por la noche), Heces (sanguinolentas, excesivamente fétidas, líquido oscuro; estreñimiento en niños pequeños), Femenino (leucorrea con dolor de espalda y debilidad), Respiratorio (sensación de ulceración debajo del esternón; fiebre del heno), Extremidades (erupción alrededor de las uñas), Piel (prurito intolerable), Modalidades (Peor por café, por cambios de temperatura, por la luz cálida del sol, por el frío, temor por el menor aire frío y corrientes de aire frío. Mejor por calor, por ropa caliente aún en verano), Dosis (200CH – …; no debe repetirse demasiado frecuente; Psorinum requiere como 9 días antes de manifestar su acción, y aún una sola dosis puede obtener otros síntomas que duren semanas).

Nueva Apliación:

SIMILLIMUM-REPERTORY

Repertorio de fácil manejo, intuitivo y dinámico

¡Pruébelo Ahora!
Haga click aquí

Libro:

Las Potencias LM

La técnica más perfecta de administrar los medicamentos homeopáticos.

Libro Las Potencias LM Alquiza Salud

¡Consiga su ejemplar!
Haga click aquí