Homeopatía, Iridología y Nutrición

Silicea terra

Kent: La acción de Silicea terra es lenta. En las experimentaciones, lleva un largo tiempo desarrollar los síntomas. Constituye un remedio útil para las molestias que se desarrollan lentamente. El paciente de Silicea está resfriado; sus síntomas se desarrollan en clima frío, húmedo aunque a menudo mejora con clima frío y seco; los síntomas aparecen después del baño. Cuando la mente necesita Silicea es porque está en un estado de debilidad, perturbación, miedo, un estado de sumisión; si escuchara la descripción de este estado por un clérigo o abogado, o la de un hombre con el hábito de aparecer en público con confianza en sí mismo, firmeza y lleno de pensamientos y discursos, esa persona le diría que ha alcanzado un estado en que teme aparecer en público, siente su propia personalidad y no puede concentrarse en el tema, le teme a esto, a que fallará, su mente no trabajará, está debilitado por los esfuerzos prolongados de trabajo mental. El estado peculiar de Silicea se encuentra en el temor a fracasar; si debe realizar un trabajo mental inusual, teme que cometerá un error, aunque lo hace bien. Irritable e irascible cuando se levanta; cuando está solo es tímido, retraído, desea evitar todo; mujeres suaves, gentiles, llorosas. El niño de Silicea es arisco y llora cuando se le habla. Silicea es el complemento natural y crónico de Pulsatilla debido a su gran similitud, pero es una medicina más profunda. Melancolía religiosa, tristeza, irritabilidad, desaliento. Nutrición lenta; si el individuo recibe una pequeña herida ésta supura y la cicatriz se endurece, es dura y nodular; donde se forman los tejidos de la cicatriz, son endurecidos, brillantes, lustrosos. Si se suministra Silicea en tales casos, provocará abscesos en estas cicatrices y los abrirá; abrirá úlceras antiguas y las cicatrizará con una cicatriz normal. En personas ordinarias, si una astilla se introduce en los tejidos, una supuración la sacará, pero en estas constituciones débiles un depósito plástico se deposita alrededor de él y permanece; éste no es el estado más alto de orden; una supuración tiene lugar alrededor de una bala y la empuja hacia afuera, y este es el mejor estado por el cual se puede pedir. Silicea, por lo tanto, apresura la formación de abscesos y forúnculos. Supuran antiguos lobulillos y tumores endurecidos. Si hay un depósito tuberculoso en los pulmones, Silicea establece una inflamación y lo hace desaparecer, y si todo el pulmón es tuberculoso, una neumonía supurativa general será el resultado; he aquí, el peligro de suministrar tales medicinas y de repetirla en estados avanzados de tisis. Crecen verrugas sobre la piel, erupciones húmedas, granos, pústulas, abscesos. Supuraciones catarrales; secreciones abundantes de mucosidad purulenta de los ojos, nariz, oídos, pecho, vagina, etc. Una transpiración ofensiva de los pies cesa después de tener los pies húmedos y es seguido por resfríos y violentos malestares; Silicea cura transpiración de los pies prolongada cuando los síntomas concuerdan, o molestias que han durado desde la supresión de la transpiración de los pies. Secreción catarral espesa, amarilla; ellos dicen: “He tenido estas secreciones durante muchos años”, y cuando usted investiga, encuentra que ha existido algún shock, un resfrío, que suprimió la transpiración de los pies y que no ha aparecido desde entonces; Silicea  devolverá tal transpiración, producirá el cese de la secreción catarral y con el tiempo curará la transpiración de los pies. Dolor de cabeza que comienza en la parte posterior de la cabeza durante la mañana o durante la noche extendiéndose hacia la frente, empeora durante la noche; mejora con el calor, con la presión y calor atendido con abundante transpiración en la cabeza; transpiración fría, viscosa, ofensiva de la frente. Cuando un paciente de Silicea realiza un esfuerzo transpira su cara, las partes inferiores del cuerpo están secas o algo parecido; requiere mucho esfuerzo para provocar una transpiración general. Una característica notable es la transpiración en las partes superiores del cuerpo y la cabeza. “La cefalea empeora por esfuerzo mental, estudio excesivo, ruido, movimientos, aun cuando se agita al caminar unos pasos, luz, agacharse, esfuerzo al defecar, al hablar, aire frío, al tacto”. Erupciones húmedas, escamosas sobre el cuero cabelludo, eczema capilar. Las molestias de Silicea están relacionadas con glándulas endurecidas, especialmente las del cuello, cervicales, salivales y particularmente las glándulas parótidas (que está debajo de la oreja y detrás de la mandíbula inferior); parótidas grandes, duras. Las parótidas se agrandan debido a los resfríos y se endurecen (Baryta carbonica, Calcarea carbonica, Sulphur). Pulsatilla es útil para inflamaciones de la parótida, pero Silicea es indicada en las formas más crónicas debido a la psora, “ganglios escrofulosos”. Muchas inflamaciones y enfermedades de los ojos; supuración de los bordes de los párpados con ardor, pinchazos y enrojecimiento; fotofobia; en los casos más inveterados y crónicos; supuración; secreción espesa, acuosa, abundante, o con sangre espesa y amarilla semejante a la pus, con ulceración. No existe remedio más profundo que Silicea para erradicar la tendencia tuberculosa, cuando los síntomas concuerdan; la mayoría de los casos tuberculosos empeoran debido al frío, clima húmedo; mejoran con el clima frío y seco. Los más inveterados casos de catarro de los oídos; antigua otorrea ofensiva, espesa, amarilla; ruidos en los oídos; caries de los huesos en cualquier parte del cuerpo, pero especialmente en los huesos pequeños del oído; nariz y apófisis mastoidea. Con los trastornos de oídos especialmente, estará relacionado el endurecimiento de las glándulas parótidas. Acumulación de costras duras en la nariz, pérdida del gusto y del olfato; epistaxis. El aspecto de la cara de Silicea es sedoso, anémico, ceroso, cansado; erupciones postulares y vesiculares se esparcen por la cara, las ventanas de la nariz se rasgan, los labios se fisuran fácilmente. Hay una tendencia al endurecimiento de los tejidos. El paciente de Silicea posee labios ásperos, se agrietan y se pelan; boqueras (infección aguda o crónica de las mucosas de las comisuras de los labios); los bordes poseen una apariencia escamosa, fisuras en los extremos de la boca que están endurecidos. Todas las neuralgias y dolores de muelas mejoran en una habitación cálida y con bebidas calientes. En la garganta y en el cuello se produce una inflamación de todas las glándulas, internas y externas, todas al unísono o de una en una. Silicea tiene muchos síntomas en la garganta pero raramente es indicado en formas agudas debido a que su acción es muy lenta; esto aparece después que han permanecido resfriados, tales resfríos se alivian muchas veces con Belladonna u otros remedios agudos. Silicea perturba el estómago, causa hipo, náuseas y vómitos; trastorna el hígado. Todos estos síntomas están conectados y son difíciles de separar. Decidida aversión por la comida caliente, desea sustancias frías, desea su té moderadamente frío, está deseoso de ingerir su comida fría, le disgusta la comida caliente, le gustan los helados, el agua fría, y se siente mejor con ellos cuando está en el estómago; algunas veces le resulta imposible beber líquidos calientes, esto le provoca transpiración en la cara y en la cabeza y oleadas de calor (Baryta carbonica). Silicea se altera con los extremos de calor y frío, muy fácilmente sufre por los cambios aún de unos pocos grados; el paciente se queja por estar muy acalorado; se acalora fácilmente, transpira con facilidad al menor cambio de temperatura y se resfría. Silicea se agrava con la leche; muchas veces el infante es incapaz de beber leche. Natrum carbonicum y Silicea son ambos remedios útiles cuando la leche de la madre le produce diarrea y vómitos. Al igual que Natrum carbonicum vómitos ácidos y grumos ácidos en la materia fecal. “Aversión a la leche de la madre y vómitos”. “Diarrea proveniente de la leche”. El estómago de Silicea es débil, no realiza trabajo; antiguos dispépticos que vomitan durante largo tiempo, especialmente aquéllos que poseen aversión por comidas calientes, que no pueden beber leche, que tienen aversión por la carne, donde los síntomas del cuerpo y mente concuerdan. Silicea constituye uno de los mejores remedios para la diarrea crónica. Silicea posee algunas molestias en los intestinos y en el estómago; cólicos, flatulencia y delicadeza a la presión, un dolor crónico en el estómago que si se prolonga se produce una tuberculosis. Constipación debido a la incapacidad del recto por expeler las heces; existe mucha urgencia para defecar pero incapacidad para expeler; existe mucho esfuerzo y transpiración en la cabeza y gran sufrimiento mientras se esfuerza. Grandes esfuerzos para defecar pertenecen a muchos remedios: Alumina, Alumen, China officinalis, Natrum muriaticum, Nux vomica, Nux moschata y Silicea. Silicea ha expulsado la lombriz solitaria cuando los síntomas concuerdan (Calcarea carbonica, Sulphur). Enfermedades supurativas en el sistema urinario, catarro de las mucosas; catarros inveterados de la vejiga con pus y sangre en la orina; depósitos de orina abundantes, fibrosos. Prostatitis, supuración espesa, pus fétido de la uretra, secreción ligera, en fragmentos, con sangre, purulenta. Algunas veces es espesa, o coagulada; ésta proviene de cualquier mucosidad. Inflamaciones crónicas y endurecimiento de los testículos con mucho dolor; los testículos se sienten como si fueran apretados, sensibles, doloridos; hidrocele en niños y adultos. En el hombre, impotencia, debilidad de los genitales después del coito, se cansa fácilmente, carencia de poder. Emisiones involuntarias de orina por la noche; enuresis (micción involuntaria) en niños pequeños y niñas. Silicea cura hidrosalpinx (distensión de la trompa de Eustaquio debida a la acumulación de líquidos) y piosalpinx (infección purulenta de la trompa de Falopio), con secreciones abundantes, acuosas, provenientes del útero. Completa ausencia de menstruaciones durante meses; amenorrea. “Leucorrea, abundante, ácida, corrosiva, lechosa; protuberancias duras en las mamas”. Casos inveterados de catarro de pecho con jadeante asma, mucho cansancio. Se resfría después de un violento esfuerzo y de estar muy abrigado, o de permanecer en una corriente de aire, o de tomar frío después de tomar un baño. Asma húmeda, rudos estertores, el pecho parece lleno de mucosidad, se siente como si fuera a sofocarse; especialmente el asma de antiguos sicóticos, o en niños de padres sicóticos. Este remedio compite con Natrium sulphuricum en tales casos. Expectoración abundante, fétida, verde, purulenta; solamente durante el día mucosidad viscosa, lechosa, agria, por momentos pálida, sangre espumosa. Tendencia crónica hacia los resfriados que se establecen en el pecho y traen síntomas asmáticos. Bronquitis crónica, inflamación de los pulmones con supuración. Silicea es útil para las últimas etapas de neumonía y antiguas molestias crónicas que le siguen a la neumonía. Reumatismo de la planta de los pies; no puede caminar (Antimonium crudum, Medorrhinum, Ruta y Silicea). Comienza a transpirar tan pronto como se duerme (Pulsatilla, Conium). Complementario de Calcarea carbonica, Pulsatilla y Thuja.

Nash: Niños débiles y de talla subnormal, no porque la alimentación sea insuficiente, sino por asimilación defectuosa. Inflamaciones que tienden a evolucionar hacia la supuración o que se resisten a resolverse y pasan a la cronicidad. Enfriamiento, falta de calor vital, aún mientras realiza ejercicios; debe abrigarse bien, especialmente la cabeza, lo cual le produce una mejoría. Supresión de la transpiración, especialmente de los pies, la cual era profusa y fétida. Débil, nervioso, fácilmente irritado; cobarde, sumiso, dispuesto a desistir, “sin carácter”. Constipación; las heces hacen intentos de salir pero luego remontan hacia adentro, una y otra vez; débil poder expulsivo. Modalidades: Peor por el frío o con las corrientes de aire, por el movimiento, por el aire libre, cuando hay luna nueva; Mejor en una habitación caliente, abrigándose la cabeza, por el magnetismo y la electricidad. Enfermedades causadas por la supresión de la transpiración en los pies, por la exposición de la cabeza o de la espalda a cualquier ligera corriente de aire, por la vacunación (Thuja). Piel malsana: cualquier pequeña herida supura. Silicea favorece la expulsión de cuerpos extraños alojados en los tejidos (espinas de pescado, agujas, esquirlas óseas). Silicea es otro de nuestros inestimables remedios constitucionales y es también uno de los que poseen escasa o ninguna acción si no se la desarrolla mediante el proceso de dinamización de Hahnemann. Silicea no está indicada para los pacientes corpulentos, apáticos y obesos, con excesiva nutrición en una parte e insuficiente en otra, como los de Calcarea, sino para los enfermos hipersensibles, con desnutrición general, no por falta de alimentación sino por causa de una asimilación imperfecta. El niño de Silicea no presenta ninguna parte anormalmente agrandada más que su “grueso vientre”, debido a enfermedad del mesenterio; aprende tardíamente a caminar. El niño recibe una alimentación suficiente, pero, ya sea que vomite o retenga la comida, continúa emaciándose y se vuelve cada vez más débil hasta que muere de inanición (extrema debilidad física provocada por la falta de alimento), a menos que Silicea detenga esta evolución; siempre he utilizado la potencia 30CH y más altas. Silicea se clasifica entre nuestros principales medicamentos para las inflamaciones que terminan en supuración. Parece que su lugar se encuentra en una etapa posterior a la de Hepar sulphur o Calcarea Sulphurica; éstos facilitan la evacuación del pus ya formado, mientras que a Silicea le corresponde el trabajo de reparación después que se produce la evacuación. El sujeto de Silicea es enfermizo, de piel fina, rostro pálido y músculos laxos. Los síntomas mentales y nerviosos se incluyen también dentro del cuadro general de “debilidad”. Me repugna utilizar la expresión, pero como diría la antigua escuela, “reconstituye”, y así parece, porque bajo su acción el ánimo del paciente se eleva, revive la esperanza, y la debilidad y la depresión dan paso a una sensación de retorno de las fuerzas y de la salud. Los sujetos de Silicea están con frecuencia afligidos por sudores fétidos en los pies (Sanicula, Psorinum, Graphites), que son fácilmente suprimidos por haber estado con los pies frío; esta supresión puede provocar convulsiones y otro trastornos espinales, incluso ataxia (dificultad de coordinación de los movimientos) locomotriz. Este es uno de esos remedios, como Sepia, Lachesis, Lycopodium y otros más, de los cuales la antigua escuela sabe poco o nada, porque sus principales virtudes solamente se revelan en potencias por encima de la 12CH. Silicea es el crónico de Pulsatilla.

Boericke: Asimilación imperfecta y consecuente nutrición defectuosa. Enfermedades de los huesos, caries y necrosis. En tisis debe usarse con cuidado, porque puede causar la absorción de tejido cicatrizal, liberar le enfermedad que estaba encerrada, a una nueva actividad (J.Weir). Cambios orgánicos; su acción es profunda y lenta. Estados periódicos; abscesos, amigdalitis, cefaleas, espasmos, epilepsia, sensación de frialdad antes de un ataque. Crecimientos queloides. Niños escrofulosos, raquíticos, con cabeza grande, fontanelas y suturas abiertas, abdomen distendido, lentos para caminar. Malos efectos de la vacunación. Procesos supurativos. Madura los abscesos, pues promueve su supuración. El paciente de Silicea es frío, friolero, se acerca al fuego, quiere mucha ropa de abrigo, odia las corrientes, manos y pies fríos, peor en invierno. Falta de calor vital. Postración de la mente y el cuerpo. Gran sensibilidad para tomar resfriados. Trastornos que se acompañan con formación de pus. Epilepsia.

Mente (sumiso, pusilánime (de poco ánimo y falta de valor para emprender acciones, enfrentarse a peligros o dificultades o soportar desgracias), ansioso; sensible a todas las impresiones; piensa solamente en alfileres), Cabeza (mejor, arropándose la cabeza; cuando se acuesta sobre el lado izquierdo; sudor profuso de la cabeza), Ojos (hinchazón del conducto lagrimal; orzuelos; perforación de la córnea), Oídos (rugidos en los oídos), Nariz (seca, forma costras duras, sangra cuando las desprenden), Boca (sensación de pelo en la lengua), Garganta (pinchazos como de un alfiler en la amígdala; glándulas parótidas hinchadas), Estómago (repugnancia por los alimentos calientes), Recto (fístula en el ano; fisuras y hemorroides dolorosas con espasmo del esfínter; las heces se expulsan con dificultad, una vez parcialmente expulsadas retroceden; estreñimiento, siempre antes y durante la menstruación), Femenino (menstruación aumentada, con paroxismos de frialdad en todo el cuerpo), Respiratorio (tos violenta cuando está acostado, con expectoración amarilla, espesa con masas; etapa supurativa de la expectoración), Sueño (sonambulismo), Extremidades (afecciones de las uñas de los dedos; pies sudorosos y helados; las partes donde se apoya, se adormecen; sudor ofensivo de los pies; dolorimiento en los pies del empeine a la planta; supuraciones), Piel (panadizos (inflamación aguda del tejido celular de los dedos, especialmente de su primera falange), abscesos, forúnculos, úlceras fistulosas antiguas; promueve la expulsión de cuerpos extraños de los tejidos, uñas estropeadas; crecimientos queloides), Fiebre (las partes enfermas se sienten frías), Modalidades (Peor en luna nueva, por la mañana, por lavarse, durante la menstruación, por descubrirse, acostado, por humedad, acostado sobre el lado izquierdo, por frío. Mejor por calor, arropándose la cabeza, en verano, en tiempo húmedo o lluvioso), Dosis (6CH – 30CH).

Nueva Apliación:

SIMILLIMUM-REPERTORY

Repertorio de fácil manejo, intuitivo y dinámico

¡Pruébelo Ahora!
Haga click aquí

Libro:

Las Potencias LM

La técnica más perfecta de administrar los medicamentos homeopáticos.

Libro Las Potencias LM Alquiza Salud

¡Consiga su ejemplar!
Haga click aquí