Homeopatía, Iridología y Nutrición

Cocculus indicus

Kent: Cocculus indicus rebaja todas las actividades del cuerpo y entendimiento produciendo una especie de parálisis debilitante. Es lento en todas sus acciones. Si a uno de estos pacientes le pinchan sobre un dedo del pie, éste esperará un momento y luego se quejará. Responderá a las preguntas pausadamente, después de aparente meditación, pero esforzándose en meditar. El paciente no puede resistir un esfuerzo muscular porque está débil, cansado. Primero sobreviene esta pesadez y luego una especie de visible estado paralítico y más tarde parálisis total; ésta puede ser local o general. El Cocculus paciente va dentro de un vagón a pasear; le sobrevienen dolor de cabeza, náuseas, vómitos, vértigo. El Cocculus paciente no puede resistir movimientos. Se agrava por hablar, por movimiento, por el movimiento de los ojos, por pasear. Necesita mucho tiempo para volver la cabeza cautamente para distinguir los objetos. Necesita tiempo para moverse, para pensar, para cualquier cosa que haga; toda la economía está pesada, inactiva. El entorpecimiento es un rasgo característico de este remedio. Entorpecimiento de las bajas extremidades, en los dedos, en los hombros. Extrema irritabilidad del sistema nervioso. El menor ruido o sonido es insoportable. Rigidez en las articulaciones es un rasgo característico en Cocculus. En Cocculus, dolor de cabeza y dolores de espalda, dolores y peligros están presentes. Un hombre extenderá su pierna sobre una silla y no podrá articularla hasta que alcanza con sus manos para ayudarse. Desmayos al mover el cuerpo, desmayos por dolores en los intestinos por cólicos. Con toda esta lentitud de la inteligencia y actividad el paciente permanece extremadamente sensible al sufrimiento, sensible al dolor. El paciente Cocculus tiene nerviosidad y excitación, ansiedad y pérdida de sueño hasta que las convulsiones sobrevienen. Lentitud de compresión, el enfermo no puede encontrar la palabra que mejor exprese sus sentimientos; por eso lentamente trabaja su mente aquello que ha sucedido y no puede recordarlo; olvida lo que ha leído, no puede hablar, no puede soportar el menor ruido, no puede soportar la menor contradicción. La lengua no responderá. Hay confusión de memoria y dificultad de articulación. Con casi todos los síntomas mentales hay vértigo. Miedo a la muerte. Sensación como si alguna tremenda cosa le fuera a ocurrir. Todo esto es el resultado de la fatiga, vejación, prolongada pérdida de sueño. El vértigo está comúnmente acompañado de náuseas. Un caso Cocculus no puede mirar fuera de la ventanilla de un vagón, no puede asomarse por el barco y ver moverse el agua sin tener náuseas inmediatamente. No es posible acomodar la mirada al movimiento de los objetos; vértigos, vueltas y jaquecas. Enfermo de la cabeza, con vértigos, por pasear al sol; dolor de cabeza por pasear en coche. Síntomas estomacales. Aversión a la comida; el solo pensamiento de la comida le provoca náuseas. Espasmos estomacales. Violentos ataques de gastralgia, violentos calambres en el estómago. Copioso flujo estomacal, menstruos prematuros, duran demasiado. Menstruación dos semanas antes de tiempo. En mujeres postradas por la pena y la ansiedad, y por prolongada pérdida de tiempo, los menstruos vienen prematuramente, son copiosos y prolongados; dolores opresivos en el útero durante la menstruación. Asimismo, una paciente como la descrita tendrá supresión del flujo menstrual, o no lo tendrá durante semanas y meses; o precisamente en el momento en que debería llegar el período se presenta una copiosa leucorrea que reemplaza a los menstruos. Torpeza en dedos y manos. Las plantas de los pies de duermen; entumecimiento de las plantas de los pies; pies fríos.

Nash: Debilidad de la región lumbar, como si estuviera paralizada; se afloja durante la marcha; apenas puede estar de pie o caminar. Las manos y los pies se entumecen, se duermen. Cefalea acompañada de náuseas y vómitos; siente desfallecimiento y náuseas al levantarse o viajando en coche o en barco. Sensación de debilidad general; o sensación de debilidad, de vacío o de desfallecimiento en la cabeza, el estómago, el abdomen, etc.; empeora por la pérdida de sueño o por vigilias. Gran distensión abdominal con cólico flatulento; cólico ventoso o menstrual; dolores calambroides, tendencia a las hernias. Modalidades: Peor al sentarse, al moverse, viajando en coche o en barco, al fumar, al hablar, por las vigilias, comiendo, bebiendo; mejora estando acostado y quieto. Dunham: “Náuseas que llegan a provocar el vómito y acompañadas de desfallecimiento y de un intenso vértigo al levantar la cabeza. Este es un síntoma característico”. Por su parte Hughes escribe: “Influencia más a los músculos voluntarios que a las funciones intelectuales”. Confusión mental o estupor, que aumentan al comer o al beber. Vértigo, como si estuviera ebrio y confusión mental. Vértigo giratorio al incorporarse en la cama, que lo obliga a tenderse de nuevo. Jaqueca con náuseas y tendencia a vomitar. Todos estos síntomas empeoran particularmente mientras viaja en coche o en barco. Mareo de mar (mareo de mar que mejora en cubierta al aire fresco: Tabacum). Las cefaleas y vértigos de Cocculus son diferentes de las de Bryonia, a pesar del hecho de que ambos se agravan al incorporarse en la cama. En Bryonia y algunos otros remedios, las náuseas preceden a la cefalea, mientras que en Cocculus ocurre exactamente lo contrario. Cocculus tiene algunos síntomas muy importantes en el abdomen y en la región uterina; gran distensión del abdomen, que se encuentra en el cólico flatulento (el paciente se queja de una sensación como si el abdomen estuviera lleno de astillas o de piedras puntiagudas), y también en la dismenorrea. En lo que atañe a la debilidad en la paciente se asemeja a Carbo animalis, pero en Cocculus la debilidad está en correspondencia con la postración general del remedio, en tanto que en Carbo animalis es el derrame menstrual el que ocasiona la debilidad. En Cocculus este derrame puede no ser en modo alguno excesivo, sino que, por el contrario, suele ir haciéndose progresivamente más escaso, apareciendo una leucorrea en su lugar y aun también entre los períodos.

Boericke: Alivia muchos de los malos efectos de desvelos. Todos los síntomas se agravan viajando en coche o en barco.

Mente (el tiempo pasa demasiado rápido; tristeza profunda), Cabeza (vértigo, náusea, especialmente cuando viaja), Cara (peor abriendo la boca), Estómago (aversión a la comida; sabor metálico), Abdomen (lleno de piedras afiladas al moverse; dolor en el contorno abdominal), Espalda (dolor paralítico lumbar; dolor en hombros y brazos, como golpeados), Extremidades (temblor; las rodillas crujen al moverlas), Fiebre (frío, con sudoración, y calor de la piel), Modalidades (Peor comiendo, después de desvelos, al aire libre, por fumar, viajando, nadando, por el tacto, ruido, sacudida; por la tarde. Período menstrual. Después de trastornos emocionales), Dosis (3CH – 30CH).

Nueva Apliación:

SIMILLIMUM-REPERTORY

Repertorio de fácil manejo, intuitivo y dinámico

¡Pruébelo Ahora!
Haga click aquí

Ayúdanos a mantener alquizasalud.com





Libro:

Las Potencias LM

La técnica más perfecta de administrar los medicamentos homeopáticos.

Libro Las Potencias LM Alquiza Salud

¡Consiga su ejemplar!
Haga click aquí