Homeopatía, Iridología y Nutrición

Belladonna

Kent: La Belladonna es un remedio que actúa sobre el sistema con gran violencia. Es especialmente adecuada para personas pletóricas, vigorosas y para gente intelectual. Los dolores y sufrimientos se presentan repentinamente y con gran violencia, y se calman repentinamente. La Belladonna afecta especialmente a todo el sistema vascular, el corazón, los pulmones, el cerebro y el sistema nervioso. Entre las condiciones a considerar primero figura el calor. Tiene inflamaciones de todos los órganos, especialmente el cerebro, los pulmones y el hígado. Se ven afectados también los intestinos, así como los otros órganos. Estas inflamaciones son acompañadas siempre por violento calor; el calor es algo desacostumbrado. Es más marcado en la Belladonna que en casi todos los otros remedios. Cuando se pone la mano sobre el paciente de Belladonna se la retira inmediatamente, tan intenso es el calor. Dolores, inflamaciones y sufrimientos, ataques nocturnos de delirio, violentos ataques de carácter inflamatorio son acompañados por ese tipo de calor. Belladonna no tiene en sí fiebre continuada; su fiebre es remitente; no tiene la ascensión gradual y el descenso gradual como una fiebre continuada. Hay otra fase de Belladonna que pasa por todas estas molestias inflamatorias y sus fiebres. Las partes inflamadas, y muy comúnmente la piel, quedan muy coloradas y, a medida que avanza la inflamación, se van oscureciendo; al avanzar la fiebre, la cara se motea de manchas, pero la primera representación de Belladonna es rojo brillante y la piel está lustrosa. La garganta es rojo escarlata. La mucosa está inflamada y de color rojo escarlata. Después de un poco de tiempo se oscurece, finalmente queda moteada, evidenciando el carácter y la dirección de la constitución Belladonna. Marcha gradualmente hacia un estado zimótico, como lo vemos en la escarlatina, en graves condiciones inflamatorias, intensa congestión al principio, pero sigue una parálisis vasomotora. Intensa congestión y tono azul o purpúreo moteado. Otra importante característica de Belladonna se halla presente en las partes inflamadas y en las partes doloridas. Siempre que Belladonna trae algo como una acción decidida, provoca ardor, intenso ardor. Con la gastritis hay ardores. En la inflamación del hígado, el hígado arde. Tenemos ahora tres características principales, calor, color rojo y ardor. Pero esto no es todo. Tenemos mucha hinchazón en Belladonna. Las partes inflamadas se hinchan rápidamente, son sumamente sensibles al tacto, son muy dolorosas, con la sensación de que fueran a estallar, con dolores presionantes, picazón y ardores. Con todas las congestiones e inflamaciones, el paciente siente latidos. La parte misma late y su carótida late. Cuando los niños están enfermos, en cama, con congestión en el cerebro, su cabeza está intensamente caliente. Si tiene edad suficiente para hablar de ello, dirá “arde”. Pero nosotros notaremos los latidos. Las arterias temporales y las carótidas laten con gran violencia. Hay agitación. Se produce un terremoto. Todo se sacude cuando el paciente necesita Belladonna. Es uno de los más dolorosos entre los remedios. Es sumamente sensible al dolor, y, recuérdese, los dolores llegan repentinamente, se hacen sentir más o menos tiempo, y se van repentinamente. Dolores, desgarramientos, punzadas, ardores y picazón y presión y escozor, todo junto. Todas estas características se reúnen en conjunto, por lo que el paciente sufre. Todos estos dolores empeoran con el movimiento, con la luz, con la trepidación (temblor), con el frío. El paciente desea ser abrigado calurosamente, y empeora con cualquier exposición o corriente de aire. La trepidación de la cama, si está en cama, es una agravación común de Belladonna. Si está tan enfermo que permanece en cama, la trepidación de la cama empeora todas sus molestias. Si nos acercamos al costado de la cama de un paciente que sufre inflamación del hígado, éste no permite que pongamos la mano sobre la cama, porque la trepidación lo empeora. Esta agravación ante la trepidación es de característica tan marcada que no siempre se limita a las inflamaciones. La trepidación de la cama nos revela muchas veces el carácter del remedio. Hay espasmos, espasmos generales y espasmos locales. Espasmos de pequeños canales, de las fibras circulares, de los órganos tubulares, como cólico por cálculo biliar. Coloque una dosis de Belladonna en la lengua, el espasmo cede, la piedra pasa y desaparecen las dificultades, en quince minutos el cólico por cálculo biliar habrá pasado. Nunca falla la prescripción homeopática en casos de cólico por cálculo biliar. Los síntomas no son siempre de Belladonna, pero en este caso, cuando existe esa horrible sensibilidad, se trata de Belladonna. El paciente de Belladonna, como individuo, lo mismo que Bryonia, empeoran en sus molestias con el movimiento. El movimiento provoca convulsiones, dolor, aumenta la acción del corazón y provoca latidos, causa muchos malestares y aumenta los sufrimientos. Piense en estas generalidades cuando se trate de Belladonna. Esta idea de Belladonna debe prevalecer. Al margen de todos los pequeños síntomas que usted pueda acumular, acuda a esto primero. Los síntomas mentales de Belladonna son deliciosos de estudiar pero espantosos de presenciar. Los síntomas mentales se producen con intensas fiebres, tales como las que se observan en la excitación maniática, en el delirio. La excitación se hace sentir plenamente. La violencia afecta en todo momento los síntomas mentales. Los síntomas mentales son todos activos, nunca pasivos. No hay delirio pasivo en Belladonna. Es un estado salvaje. Es salvaje: golpeando, mordiendo, desgarrando las cosas, haciendo cosas inusuales, raras, inesperadas. El paciente se halla en estado de excitabilidad. Estos síntomas mentales que se presentan durante las fiebres, el delirio y la excitación mejoran generalmente comiendo un poco de comida liviana; esto no es sabido generalmente en Belladonna pero es una característica firme. Pero recuerde la violencia, y con ello, si se aproxima al costado de la cama en que está presente este violento delirio, piense en el color, el enrojecimiento y el ardor. Abundancia de imaginación. Ve fantasmas y espíritus y cosas ilógicas. Sueña cosas horribles. Otras veces estos estados mentales toman la forma de locura aguda cuando el paciente pierde la cuchara, ladra como un perro, comete toda clase de actos violentos, hasta salta por la ventana. Hay que contenerlo, colocarle un chaleco de fuerza. En todo este tiempo tiene los pies fríos. Cabeza caliente, pies fríos, o pies y manos fríos como el hielo. Parecería que toda la sangre le fuese a la cabeza. Sensible a las impresiones. Sensible a la luz, al ruido, al tacto, a la trepidación. La sensibilidad es excitada violentamente. La excesiva irritabilidad nerviosa se presenta, quizá, como una de las características más prominentes de Belladonna en contraste con medicinas como Opium que privan al paciente de toda sensibilidad. Cuanto mayor congestión hay en Belladonna, mayor excitabilidad. Cuanto mayor congestión hay en Opium, menos excitabilidad. La sensibilidad se hace sentir especialmente en el cuero cabelludo. Ésta es muchas veces la causa de que los pacientes Belladonna no puedan tener su cabello peinado y cepillado. No quiere que se le toque el pelo. El paciente Chamomilla es supersensible al dolor, pero no necesitamos simpatizar con el paciente Chamomilla, él sabrá luchar solo contra ello. Pero hemos de compadecer al paciente Belladonna, hemos de compadecer al paciente Pulsatilla y al paciente Nitricum acidum. Una cosa rara de esto es la excitabilidad reactiva. La reacción a la medicina es tan rápida y tan repentina que he oído muchas veces a un paciente decir, antes de haber vuelto la espalda a la cama, “esta medicina me ha aliviado”, tan rápida es la reacción. Vemos al paciente Belladonna echando por sí mismo la cabeza hacia atrás, porque al echar la cabeza hacia atrás muchas veces alivia los violentos dolores de cabeza. A veces se produce un fuerte dolor de cabeza simplemente por haberse cortado el pelo. La congestión a la cabeza dura días, con latidos y pulsaciones; por haberse cortado el pelo. También los malestares en los oídos, molestias en el pecho, dolores reumáticos, provienen de haberse cortado el pelo o de haber permanecido al aire frío sin sombrero; tan sensible al frío es la cabeza. De este remedio puede decirse que las molestias en varias partes del cuerpo nacen en la cabeza y avanzan hacia abajo. Las molestias de Aconitum napellus y Pulsatilla se originan en las mojaduras de los pies, y estas molestias van hacia arriba, llegan a través de los pies y suben y afectan la cabeza. Rhus toxicodendron tiene malestares causados por haber sufrido mojaduras, pero los malestares se producen en las partes que están mojadas. La homeopatía es una cuestión de individualización sobre cómo se dispersan las molestias. El paciente y el estado general del paciente mejoran con el descanso; los síntomas del paciente mejoran con el descanso. Todos estos síntomas que pueden ser predichos del paciente mismo mejoran con el descanso, pero los dolores en las extremidades inferiores, esos dolores neurálgicos mejoran con el movimiento y se hacen sentir en el descanso. Ahora bien, el dolor que proviene del descanso es una excepción en Belladonna. Esto ilustra nuevamente la importancia de hacer una bien decidida distinción entre generales y particulares. Sin conocer los “generales” y “particulares” nunca se podrá recetar acertadamente. Las extremidades inferiores son aquí particulares. Estado inflamatorio de los ojos. Ojos brillantes. Pupilas dilatadas. Cara sonrojada. Intenso enrojecimiento de la parte inflamada. Pulsación, tumefacción, lagrimeo; intensos dolores; los sufrimientos empeoran en su totalidad con el movimiento y también empeoran con la luz. Fotofobia muy intensa. Otra característica que corresponde al ojo es el estrabismo. Estrabismo que se produce con la congestión cerebral. Después de un día o dos los ojos empiezan a mirar hacia adentro y el pequeño queda bizco; éste es un indicio adicional para Belladonna. A veces, saliendo de una grave congestión, el estrabismo se mantiene y Belladonna es en ciertos casos el remedio adecuado. Todas las afecciones provenientes de las condiciones circulatorias deben ser curadas con remedios. Nunca deben ser remitidos al cirujano. Aunque duren cierto tiempo, inclusive meses, curarán con remedios bien elegidos, en tanto que los que llegan gradualmente y los que nacen así no podrán aliviarse con remedios. En relación con la congestión del hígado y el catarro duodenal existe tono amarillento en los ojos. En los casos de inflamación en el oído, que desembocan en supuración, Belladonna resulta rara vez útil. Debemos recurrir a remedios de acción profunda. Podemos tener dolor, susceptibilidad, exceso de sensibilidad, todas las afecciones inflamatorias; pero los casos que requieren Belladonna rara vez llegan a la supuración. Pasemos ahora a las mucosas, la nariz, boca, garganta, laringe, el pecho, las mucosas que se extienden dentro del oído por la trompa de Eustaquio y tendremos otra fuerte característica de Belladonna que caracteriza a la mayoría de sus dolencias: Gran sequedad; una sensación de sequedad. Sequedad en la nariz; en la boca; en la lengua; en la garganta; en el pecho, y evidencias tales como tos seca y condiciones espasmódicas. El estado catarral en que Belladonna resulta útil es simplemente la exageración del flujo mucoso blancuzco; cuando ha sido espeso y amarillo, y luego para repentinamente después de un resfrío y llega el coriza, Belladonna es inútil. La medicina para secreciones espesas, verde-amarillentas, podría ser Mercurius, Sulphur o Pulsatilla. La lengua debe ser una lengua seca, como es general en las mucosas. Boca seca; lengua seca; hinchada; sobresaliente, seca y dura, que se siente como de cuero. Pérdida de sensaciones, del gusto, de fuerza en la lengua y de la palabra son todas las características Belladonna. Belladonna está llena de sed, hemos de comprobar cuando pasemos a estudiar los síntomas del estómago. A veces Belladonna necesita grandes cantidades, a veces agua constante para mojar la boca, como Arsenicum. Es una característica común de Belladonna, como de Arsenicum, la de necesitar agua en pequeñas cantidades y a menudo. Apenas lo necesario para mojar su lengua, boca y garganta resecas. Veremos que es un remedio hemorrágico, que las partes sangran fácilmente. Sangran los ojos, la boca, la garganta, la laringe, el pecho, la vejiga, el útero. Sangran las úlceras. Úlceras pequeñas y finas en la garganta, no más grandes que la cabeza de un alfiler. Imposibilidad de tragar. Gran dolor al tragar, con toda la sensibilidad de las partes adyacentes, con la garganta dolorida, y con la garganta inflamada. Inflamación e hinchazón de las amígdalas, con cara enrojecida, calor intenso, carótidas palpitantes, alta fiebre, provenientes del frío. Dolor al tragar, especialmente líquidos. Una extraña característica que se hace sentir en las fiebres Belladonna de todas clases es la invencible ansiedad por limones o jugo de limón. En el curso de agudos sufrimientos puede haber de sed de agua cambiada por sed de cerveza. Sed de hasta de cosas que no podrían ser aconsejables para la salud; excesiva sed de agua fría. En el estómago y los intestinos tenemos afecciones inflamatorias que pueden ser agrupadas en una sola; dolor, ardor, molestia, distensión; sensible a una trepidación y al menor movimiento o la menor presión. La Belladonna tiene malestares disentéricos. Las hemorroides son violentamente dolorosas, son intensamente coloradas, están muy hinchadas e inflamadas, un alto grado de inflamación; no se las puede tocar; el paciente debe acostarse con las piernas muy separadas, las hemorroides son dolorosas y hay mucho ardor. No hay otro remedio, para una mayor irritación en la vejiga y a lo largo de las vías urinarias, que Belladonna. La urgencia por orinar es constante. La orina gotea y arde intensamente a lo largo de la uretra. En los órganos genitales masculinos difícilmente tenemos síntomas importantes, pero en la mujer abundan, y algunos son muy molestos. Las partes son sensibles; el útero y los ovarios están congestionados, dolorosos al tacto, sensibles a la trepidación. Menstruando el flujo es copioso y con coágulos. Pero la más saliente característica del caso es la hemorragia uterina: Gran llaga, con un copioso flujo de líquido rojo brillante, mezclado con coágulos, es la característica del flujo Belladonna. Es como Sabina en ese respecto; estas dos medicinas lo tienen en alto grado. Tiene también la más violenta dismenorrea. Violenta contracción de las fibras circulares, de modo que la mujer la describirá a menudo como la sensación de que el útero estuviese agarrado con un cordel, como si estuviese apretado. La Belladonna actúa en muchos casos en el lado derecho. Es común que el ovario derecho está más dolorido que el izquierdo, o que el derecho esté totalmente afectado y el izquierdo no lo esté en absoluto, en caso de Belladonna. Lo mismo sucede con el lado derecho de la garganta. Los dolores característicos de Belladonna llegan repentinamente, a veces se hacen sentir unos pocos segundos, a veces nos pocos minutos, y luego desaparecen de repente. Existe inflamación en los pechos, que acompaña al parto. Fiebre láctea, cuando los pechos enrojecen y son extremadamente sensibles al tacto. La sensibilidad aumenta en toda la economía. Gran induración, dura como una piedra. Belladonna eliminará el dolor de pecho en unas pocas horas. Detendrá la congestión y aliviará todos los sufrimientos. Cuando las glándulas mamarias están inflamadas sin ningún síntoma general, simplemente una inflamación de las glándulas, dese Phytolacca. Tos seca, espasmódica; una tos intensa; tos por la noche; tos cuando el paciente está acostado, más por la noche que durante el día. La tos es espasmódica, perruna, corta. Este es un remedio para la tos convulsa, con espasmos de la laringe que provocan las convulsiones y dificultades para respirar. Finalmente, después de larga tos, se produce la expectoración de un poco de sangre o de un poco de mucus blanco y delgado, consecuencia de la violenta agitación que la tos provoca en los conductos del aire. La tos de Belladonna es característica. Tan pronto como su gran violencia y el gran esfuerzo han provocado un poco de mucus, el paciente se tranquiliza breve tiempo y deja de toser. Cuando pasa el breve intervalo, se produce otro ataque. De esta forma continua, como tos convulsa, pero durante todo ese lapso hay sequedad constante. Por ello a esta tos se la llama paroxística. Este remedio cura la neumonía y la pleuresía. Recuérdese, en todas las afecciones inflamatorias habrá temblor, calor, enrojecimiento, ardor, dolor sensible al tacto y sensibilidad a una trepidación. Con Belladonna esto significa que el paciente no puede acostarse sobre la parte inflamada, mientras que con Bryonia se alivia acostándose sobre la parte inflamada. La Belladonna cura el reumatismo inflamatorio cuando todas las articulaciones están hinchadas o gran número de ellas, y están calientes, enrojecidas y arden. El paciente desea permanecer acostado en absoluta quietud, lo empeora mucho el movimiento y tiene considerable fiebre. Es especialmente adecuado para quienes son muy sensibles al frío, que no pueden soportar estar destapados, no soportan una corriente de aire, son muy sensibles al movimiento y mejoran con el calor. La repentina exposición al frío, en los individuos pletóricos, es una de las causas más prominentes de la enfermedad de Belladonna. En los casos crónicos el haber tomado frío generalmente localiza o crea una perturbación y aumenta los desórdenes; esto se manifiesta en los sitios más débiles. La gente vigorosa sufre el resfrío en la nariz, de donde lo puede sacar fácilmente. Puede decírsele muchas veces a los pacientes enfermos que “su resfrío se asentará en el hígado”, pero cuando usted se mejore se resfriará, como todo el mundo, en la nariz. La gente perfectamente sana rara vez se resfría, pero no tenemos muchos en esas condiciones, son tan raros que no los vemos a menudo; y el catarro nasal, los estornudos y las secreciones por la nariz son solamente la manera de desprenderse el resfrío que tiene la gente generalmente sana. Fíjense en cualquiera de los ataques, ya sean convulsiones o dolores de cabeza o congestión cerebral, los pacientes desmejoran y se hacen excitables, sufren ataques congestivos a la cabeza, van a la cama y hacen girar la cabeza. Tráteselos con Belladonna; el ataque se alivia. Podría ser el primero. Redúzcaselo y cuando retorne esa misma exposición, ese mismo ataque vuelve a presentarse. Después de dos o tres ataques Belladonna no hará nada y estamos peor esta vez que antes. Cuando ha quebrado el primero, el médico debe fijarse si es uno de una serie y si Belladonna no es adecuado. Muchas veces se trata de un caso que necesita Calcarea carbonica; digo muchas veces, no siempre. Belladonna no es un remedio para malestares recurrentes periódicos porque carece de periodicidad, así como carece de la continuidad de los malestares. La Belladonna es eficaz en estos malestares que si son dominados no muestran tendencia a repetir; esos malestares que terminan con la muerte o la recuperación. Su sueño es congestivo, un atontamiento; abundante en sueños, plenos de violencia. Se despierta con un susto después de un sueño horrible, una pesadilla. Durante su sueño, el paciente empieza a veces a hablar, y lo hace cada vez más rápido y más alto, la cabeza se le calienta y los pies se le enfrían, y termina con un chillido. Rojo brillante, calor intenso, gran congestión; al cabo de corto tiempo, si no se le administra Belladonna, el paciente seguirá oscureciéndose. Belladonna difiere totalmente del caso Apis mellifica, que tiene una erupción áspera. Belladonna es suave y brillante. Apis mellifica desea estar fresco, desea estar destapado; Belladonna desea estar caliente, desea una habitación cálida; Apis mellifica no tiene una sed que merezca ser calificada de tal; en Belladonna, la excepción es que no haya sed, generalmente deseo de agua en escasas y frecuentes dosis. Intensa sequedad de las mucosas y la piel. Frío en las extremidades, con cabeza caliente. Belladonna se mantiene firme con su calor, su enrojecimiento, su agitación. Recuérdese que no trae fiebre continuada, no es adecuada a la tifoidea. En una noche, Belladonna hará bajar la fiebre, apaciguar el delirio; pero cómo será la noche siguiente. Llega la fiebre y el paciente estará peor que antes, simplemente porque Belladonna no puede mantener lo que ha empezado; no es adecuada; no posee una característica duradera. Somos impulsados hacia una medicina que corresponda a la fiebre continuada, y deberemos elegirla sin esa característica cuando nos hallamos ante un estado tifoideo. Cada remedio tiene su ritmo, sus épocas de agravación y sus épocas de mejoría. Así sucede con Belladonna comúnmente, su hora son las 3 de la tarde. Sus malestares son en general peores por la noche, suelen empezar hacia las 3 de la tarde y siguen hasta las 3 de la mañana o hasta después de medianoche. De modo que durante la noche su fiebre es más elevada. La fiebre sube rápidamente a temperatura muy alta, a veces a 40⁰ C ó 40’5⁰ C, y baja nuevamente hasta ser casi normal. El calor, el enrojecimiento y el ardor caracterizan la generalidad de los síntomas de la piel. Tiene una fina aspereza; no la aspereza gruesa, sino la fina, rojo escarlata, erupción suave. Tiene inflamación de la piel, con flema, una inflamación profunda. A veces se observan vesículas, pero es la excepción, mientras que en Rhus toxicodendron es la característica general; tiene calor, enrojecimiento y ardor; pero siempre que Rhus toxicodendron empieza una inflamación, precisamente en ese instante saca una gran ampolla que se llena de suero. La piel de Belladonna si bien enrojece, tiene un rojo pasivo que les permitiría casi escribir su nombre en la piel. Cuando ustedes hacen con un dedo una línea en ella, deja una raya blanca detrás del dedo. Pero no recetamos con un síntoma. Desde hace algunos años, ningún médico homeópata piensa en dar una medicina simplemente con el propósito de hacer bajar el pulso, o la fiebre. Prescribe para el paciente. Es verdad que la temperatura desciende si damos el remedio indicado; pero recetar un remedio para hacer bajar el pulso es adoptar un objetivo equivocado. Quien piensa homeopáticamente nunca receta para eliminar un síntoma; guiado por los síntomas elige el remedio, siga lo que siga. Es verdad que los síntomas declinan. Otros podrían decir que ha recetado para eliminar los síntomas, pues éstos declinan. Apréndase a tener presente el ideal de la homeopatía, y a pensar racionalmente; para ello ustedes tendrán que desprenderse de una gran herencia. Hemos heredado la manera de pensar en el fin erróneo. En donde Belladonna ha sido adecuada para enfermedades agudas, las congestiones, pero existe periodicidad, tiene sus seguidores naturales y Calcarea carbonica es uno de ellos. Belladonna es adecuada como antídoto para Lachesis, es decir, para los síntomas agudos. Calcarea carbonica es un antídoto para los efectos más crónicos de Lachesis. Después del abuso de Belladonna, Calcarea carbonica sirve como uno de sus antídotos naturales.

Nash: Todas las enfermedades agudas que presentan síntomas cefálicos prominentes, cefalea, cara roja e hinchada, latidos carotídeos y delirio, así como también espasmos o sacudidas y contracciones espásticas. Los ojos tienen una mirada fija, están rojos, inyectados de sangre y las pupilas se hallan al principio contraídas y después muy dilatadas. La boca y la garganta están muy secas, rojas, algunas veces muy hinchadas; todas las superficies mucosas se encuentran igualmente secas y calientes. Los dolores se presentan bruscamente y después de un tiempo desaparecen tan súbitamente como vinieron. Piel muy roja y caliente, que irradia abundante calor y quema la mano al tocarla; hay transpiración solamente en las partes cubiertas. Modalidades: peor después de las 3 de la tarde o después de medianoche; por destaparse o por las corrientes de aire; mientras está acostado; mejor estando tapado y con la cabeza alta. Gran propensión a los resfríos; sensible a las corrientes de aire, particularmente cuando está con la cabeza descubierta, después de haberse cortado los cabellos (Hepar); las amígdalas se hinchan después de haber viajado expuesto a un viento frío (Aconitum). Imagina ver fantasmas, caras horrendas e insectos diversos (Stramonium), animales negros, perros y lobos. Abdomen sensible, distendido; peor por el más ligero sacudimiento, aún de la cama; obligado a caminar con grandes precauciones por miedo a una sacudida. Lengua: roja y seca con bordes rojos y una capa blanca en el medio; papilas brillantes y prominentes, como ocurre en la escarlatina (Aconitum, Antimonium tartaricum), gusto desagradable y pútrido en la garganta, al comer y beber, aunque los alimentos conserven su gusto natural. Trío de los remedios del delirio: Belladonna, Hyoscyamus y Stramonium. Muchos otros remedios tienen delirio, pero estos tres merecen encabezar la lista. Toda la sangre parece afluír a la cabeza. La cabeza está caliente, mientras que las extremidades están frías. El delirio, cuando se presenta, es violento y terrible. Durante el delirio el enfermo imagina que ve fantasmas, caras horrendas, animales grandes e insectos. Irrumpe en accesos de risa o grita y le reChinan los dientes; muerde o golpea a los que lo rodean y no se le puede contener más que con gran dificultad. Ningún otro remedio tiene delirio violento de una manera más persistente que Belladonna. Belladonna puede tener delirio con el rostro pálido, como efecto alternante, pero esto es la excepción; hasta el labio superior está congestionado e hinchado. En la etapa de comienzo de los procesos inflamatorios que se localizan, Belladonna es el remedio indicado con mayor frecuencia que cualquier otro. Poco importa el lugar en que se localizan, ya sea en la cabeza, en la garganta, en las mamas o en cualquier otra parte, con tal que sobrevengan bruscamente, sigan una evolución rápida y haya enrojecimiento, dolor y, especialmente, latidos. Este remedio tiene su lugar solamente en la primera etapa de la inflamación o etapa de congestión activa y si en ese momento se lo administra en forma apropiada, con frecuencia hará abortar todo el proceso y no le permitirá cumplir las demás etapas; caso contrario, lo moderará de tal manera que se tornará comparativamente insignificante. Bellandonna es uno de nuestros mejores remedios para las enfermedades de los niños, pudiendo competir con Chamomilla. El niño se encuentra bien y un minuto después cae enfermo; un síntoma muy característico en estos casos es que el niño tiene mucho calor, la cara roja y está en semiestupor, pero tiene a cada instante sobresaltos o brincos durante el sueño como si estuviera por entrar en convulsiones. Este estado se presenta a menudo en los niños y para él Belladonna es como “el aceite sobre el mar agitado”. Es necesario recordar que las inflamaciones de Belladonna están más localizadas que las de Aconitum. Ningún otro remedio tiene una mayor afinidad por la garganta. El ardor, la sequedad (Sabadilla) y la sensación de constricción (constantes deseos de deglutir para aliviar la sensación de sequedad: Lyssin), con o sin hinchazón del paladar y de las amígdalas, son a veces intensos. Hay dos síntomas muy característicos en la región abdominal; éstos son: sensibilidad del abdomen, agravada ante el menor sacudimiento al caminar, al dar un paso o hasta por la trepidación de la cama o silla en que está acostado o sentado; por otra parte: presión hacia abajo como si el contenido del abdomen quisiera escapar por la vulva, que empeora por la mañana. Belladonna quiere tener la cabeza envuelta o cubierta y se resfría cuando la tiene descubierta o cuando se hace cortar los cabellos (Silicea).

Boericke: Belladonna actúa en todas las partes del sistema nervioso, produciendo congestión activa, excitación furiosa, altera los sentidos especiales, contracciones, convulsiones y dolor. Tiene una acción marcada en el sistema vascular (vasos (conductos por los que circulan los humores o líquidos del cuerpo, como es la sangre, la linfa…) sanguíneos y linfáticos), piel y ganglios. Belladonna siempre está asociada con calor, piel roja, cara congestionada, ojos brillantes, latidos de carótidas, estado de excitación mental, hiperestesia de todos los sentidos, delirio, sueño inquieto, movimientos convulsivos, sequedad de la boca y garganta con aversión al agua, dolores neurálgicos que van y vienen súbitamente. Calor, enrojecimiento, latidos y ardor. Un gran remedio para niños.

Mente (gran viveza y enloquece por el aflujo de impresiones visuales subjetivas e ilusiones fantásticas; furioso; deseo de escapar; agudeza de todos los sentidos), Cabeza (plenitud, especialmente en la frente; dolor peor por la luz, ruidos, sacudidas, acostado y por la tarde), Cara (roja azulada), Ojos (pupilas dilatadas, fríos, brillantes, secos; diplopía), Oídos (otitis media; el dolor provoca delirio; el niño llora durante el sueño), Nariz (epistaxis), Boca (reChinar de dientes), Garganta (roja, peor del lado derecho; anginas hipertróficas; sensación de constricción; deglución difícil; espasmos), Estómago (mucha sed de agua fría; temor de beber), Orina (retención; oscura y turbia; frecuente y profusa), Femenino (presión sensible hacia abajo como si todas las vísceras protruyeran por los genitales; en la menstruación sangre roja brillante, demasiado temprana, demasiado profusa; hemorragia caliente; menstruación y loquios (derrame sanguíneo y seroso que se efectúa por la vagina en el curso del puerperio (período desde el parto hasta que los órganos genitales y el estado general vuelven a adquirir las características anteriores a la gestación)) muy ofensivos y calientes), Respiratorio (cosquilleo, tos seca, corta; peor por la noche; laringe muy dolorosa; voz aguda, alta; gemidos cada vez que respira), Extremidades (frías), Espalda (hinchazón de los ganglios del cuello), Piel (caliente; ganglios hinchados, sensibles, rojos; furúnculos; alterna enrojecimiento y palidez de la piel), Fiebre (calor ardiente, pungente, que evapora; sin sed durante la fiebre), Sueño (sobresaltos cuando cierra los ojos o durante el sueño), Modalidades (Peor por el tacto, sacudidas, ruidos, corrientes de aire, después de mediodía, acostado. Mejor semierecto), Dosis (1CH – 30CH y más altas. Debe repetirse frecuentemente en enfermedades agudas).

Nueva Apliación:

SIMILLIMUM-REPERTORY

Repertorio de fácil manejo, intuitivo y dinámico

¡Pruébelo Ahora!
Haga click aquí

Ayúdanos a mantener alquizasalud.com





Libro:

Las Potencias LM

La técnica más perfecta de administrar los medicamentos homeopáticos.

Libro Las Potencias LM Alquiza Salud

¡Consiga su ejemplar!
Haga click aquí